Menú Tancar

Hablando en reuniones sociales

Días pasados estaba hablando en una reunión social con un joven profesional extranjero, nacionalizado español, residente en Catalunya y en condiciones de votar, y la charla, como habitualmente me sucede, se derivó hacia la situación de Catalunya, los abusos de España, el expolio a que nos vemos sometidos, el Estatut d’Autonomia vigente, que no es el que votamos los catalanes, y demás abusos que hemos sufrido desde toda la vida.

Esta persona no estaba al tanto de casi nada de lo que yo le comentaba. En su favor he de decir que hace solo unos pocos años que llegó a Catalunya. Algo había escuchado de la injusta financiación autonómica, sabía que algo había sucedido con el Estatut, y sus conocimientos llegaban un poco más allá. Para él, llevar los domicilios legales de las empresas catalanas fuera de Catalunya, incluida su empresa, durante el procés había sido una decisión espontánea de las empresas, y me preguntaba que si todo era como yo decía, por qué la prensa española no lo mencionaba.

Está claro que no conoce cómo funciona la organización ilícita montada por el establishment español para, juego sucio mediante, perjudicar a Catalunya. No sé cuáles son sus preferencias de voto. Ni siquiera sé si concurrió a votar. De aquí mi insistencia en difundir los argumentos que tiene Catalunya para pretender su independencia. Los votantes independentistas, muchos de ellos miembros apuntados a ANC y a Omnium, ya votan independentismo, aunque muchos no sepan claramente cuáles son los motivos por los que Catalunya clama por su independencia. Pero es seguro que esos miembros independentistas, a su vez deben conocer gente que no está por la independencia, y que el único argumento que tienen para estar en contra es que los catalanes nos saltamos la legalidad, que la constitución no permite referéndums, cosa que no es cierto, y que Pujol robó. Que es lo que escuchan decir a las usinas de desinformación del establishment.

Mi insistencia en difundir los argumentos que tenemos, es que el resto del independentismo adquiera los conocimientos y las herramientas para debatir con votantes de los comunes, de los socialistas catalanes o de ciudadanos, y que les expliquen nuestras razones. Y sobre todo que España está destruida y no por culpa de los catalanes, y que nos está arrastrando a los catalanes a la ruina. Catalunya independiente es absolutamente viable, podrá pagar las pensiones sin problemas y tendrá los recursos para gestionar mejor la educación pública y la sanidad pública. Pero ellos no lo saben. Porque esas usinas de desinformación mienten diciendo exactamente lo contrario. Esta tarea de difusión debería ser hecha por la ANC y por Omnium, organizando conferencias, emitiendo boletines, publicando notas en sus páginas web.

No sería algo tan difícil ni costoso para hacer, y debería formar parte de la estrategia global del independentismo. A mí no me interesa convencer a un castellano o a un asturiano. Me interesa convencer a los votantes de Catalunya y a los organismos de decisión de la Unión Europea. Hacia ellos debería apuntar nuestra estrategia global para llegar al puerto deseado. Días pasados el historiador irlandés Liam Kennedy aseguró que para conseguir una virtual república catalana hace falta ser “más del 50%+1 de votantes”. En caso contrario, considera que el “país quedaría sometido a la inestabilidad”. Para arribar a ese porcentaje, que también seduciría apoyos de la UE, hace falta que Comunes y Socialistas catalanes, sobre todo, entiendan nuestros argumentos y nos den su apoyo en forma de voto.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

ca